• Un gran vino, es como un auténtico amigo
    jamás defrauda

Buena parte de mi vida ha discurrido junto al vino, primero como aficionado y después como profesional. Tras iniciar la aventura haciéndome cargo desde la primera piedra de una bodega familiar, he plantado viñas y las he criado. He esperado con deseo de superación cada añada, decidir el momento de la vendimia, si se hace a mano o a máquina, de día o de noche,... Fermentar, catar, descubar, catar, criar, catar, embotellar, catar,… pero siempre disfrutar. La comercialización de los vinos que he producido, reconocidos por su calidad, me ha permitido el privilegio de conocer el mundo de la alta gastronomía, catar con los mejores enólogos, críticos y sumilleres, y conocer a gente excepcional por su especialización. He tenido la oportunidad de visitar y conocer desde dentro algunas de las mejores bodegas del mundo, desde Burdeos a California, y por supuesto de España. Toda mi experiencia al servicio de mis clientes.